El Man es Germán

Germán, (38 años y sin renunciar a su cresta, ni a su pinta característica, porque lo importante es ser auténtico), ha enviudado hace un año y superando el duelo inicial, sentencia que: «…no se volverá a enamorar nunca…» y le jura a su hijo, El Tigre: «…me voy a matar trabajando, para que tenga, lo que yo no tuve en la vida y no vaya a cometer los errores que yo cometí…»
Germán monta su propia empresa: «El macho alfa Cross Fit»… Al fin el «negocio propio» que le permitirá a Germán ser independiente, consolidar económicamente el futuro y lograr que su hijo, El Tigre, cumpla sus sueños en la vida…»
Germán persevera, salta matones, se endeuda más y día a día se mata trabajando, hasta que hace un descubrimiento que pondrá a prueba su temple de macho alfa y su condición de hombre moderno y libre pensador: El Tigre, le confiesa que no se ha matriculado en «Ciencias del Deporte», sino que ha decidido estudia «Artes audiovisuales».
El atribulado Germán, se pregunta en qué se equivocó y su aflicción llega al extremo cuando a los pocos días, tiene un segundo descubrimiento: El Tigre, que apenas si estrena contraseña de la cédula, ha dejado embarazada a la «dizque novia», será padre y convertirá a Germán en abuelo y, en consecuencia, consuegro de Don Hernando Pérez, mas conocido como Don H.P. su antagonista en asuntos de negocios y ahora en temas familiares.